Los 8 mejores monitores de estudio con amplio rango de frecuencia

Si estás pensando en abrir tu propio estudio en casa, quieres mejorar el que ya tienes o simplemente te gustaría hacer algunas mezclas para tu banda o proyecto personal, el mejor monitor de estudio será una adición imprescindible. Compactos, en pares, con Bluetooth y más: hoy te ayudaremos a escoger.

Los mejores monitores de estudio


¿Cuál es el mejor monitor de estudio?

Aquí entran en juego muchos factores, pero uno de los más importantes es el espacio donde lo usarás. Para espacios pequeños, probablemente te vaya bien con cualquier monitor entre los 50 y 100 vatios de potencia. Sin embargo, si ya tienes un espacio un tanto más grande, mira opciones de más de 100 W y compra 2 monitores.

Busca también que tenga un amplio rango de frecuencias y varias opciones de conectividad.

A continuación, les presentamos los mejores monitores de estudio:

1. Monitor de estudio Monitor Audio

ALTAVOCES MONITOR AUDIO BRONZE 2 NOGAL (PAR)

Ver en AMAZON

Comenzamos nuestra selección con un paquete de dos monitores de alta calidad, con altavoz de 6.5 pulgadas, impedancia nominal de 8 ohm y una potencia de amplificación de 100 W, más que suficiente para estudios caseros o dimensiones moderadas.

Cuenta con tweeter o altavoz de agudo con una cúpula dorada y altavoz plano de bajos. Ambos son de tipo C-Cam. Este modelo, por sus características, permite una respuesta de frecuencia entre 42 Hz y 30 kHz y una sensibilidad de 90 dB/W/m.

La carcasa es de MDF de 18 mm y el aparato pesa apenas unos 5.3 kg.


2. Monitor de estudio – IK Multimedia ILoud MTM

Ik Multimedia Altavoces ILoud MTM 100W - Monitor...

Ver en AMAZON

Si buscas un monitor compacto para tu estudio, no mires más. Tiene una potencia de salida de 100 W, perfecta para la mayoría de aplicaciones, pero también cuenta con un rango de frecuencia de 40 Hz a 24 kHz y una presión sonora máxima de 103 dB SPL.

Tiene procesador digital de audio, por lo que permite hacer modificaciones para adecuarlo mejor al espacio donde se utilice. Ahora bien, tiene 3 vías, es decir, 3 altavoces conectados. Dos son de 3.5” y uno de 1”. Todos de alta resolución y definición.


3. Monitor de estudio – Yamaha HS8

YAMAHA HS8 - Monitor estudio, Negro

Ver en AMAZON

Para los que necesitan un poco más de potencia en su estudio, este monitor de campo cercano 120 W viene de maravilla. Es de dos vías, ya que incluye un woofer o altavoz de graves e intermedios de 8 pulgadas y un tweeter con cúpula de 1 pulgada. El sistema es bi-amplificado, por lo que utiliza 75W para las frecuencias bajas y 45W para las altas.

Tiene uno de los mejores rangos de frecuencia del mercado, disponible entre 38 Hz y 30 kHz. Además, incluye controles de habitación y “high trim”, y entradas jack, XLR y TRS.


4. Monitor de estudio – Hercules Monitor 5

Hercules Monitor 5: par de Altavoces de...

Ver en AMAZON

Estamos ante un paquete de dos monitores de 5 pulgadas cada uno, con sistema activo y de biamplificacion que dirige correctamente los 80W máximos de salida de cada altavoz en dos vías: el tweeter de cúpula de seda de 30 W y el woofer de Kevlar de 50 W. Hablamos de un total de 160W entre ambos.

Tiene puertos frontales en los bajos que le permiten adaptarse bien a la mayoría de ambientes y habitaciones. También cuentan con interruptor de encendido y control de volumen al frente.


5. Monitor de estudio – Edifier R2000DB

Edifier R2000DB Altavoces de Estante con Bluetooth...

Ver en AMAZON

Otra pareja de monitores de alta calidad, con una potencia total de 120W y amplias opciones de conectividad, uno de sus puntos más fuertes y que le dan una gran relación calidad precio. Es que puede conectarse por Bluetooth con cualquier dispositivo, también cuenta con entrada óptica y dos entradas auxiliares de 3.5. Hasta tiene mando inalámbrico.

Sus tweeters son de cúpula de seda de 1”, el woofer es de 5” y permiten un rango de frecuencias de 55 Hz a 20 kHz. También incorpora procesamiento digital de la señal, así como control de rango dinámico.


6. Monitor de estudio – JBL 306P MKII

JBL 306P MKII Monitor Estudio Biamplificado 6',...

Ver en AMAZON

Una de las opciones más fuertes del mercado, hecha con una potencia total de 112 W repartida entre su woofer de 6” y el tweeter más pequeño y con sistema de funcionamiento activo.

También incorpora varias entradas, como los puertos XLR y TRS de ¼”, así como un interruptor de sensibilidad de entrada que ayuda a mantener la señal estable y evitar distorsión y picos.

Incluye un sistema de ecualización que mantiene un sonido plano y estable incluso cuando el monitor está sobre una mesa o contra una pared y la tecnología oficial Waveguide de control de imágenes sonoras.


7. Monitor de estudio – PreSonus Eris E4.5

PreSonus Eris E4.5 Studio Monitor, Black

Ver en AMAZON

Para empezar, son ideales para quienes buscan monitores compactos y de poca potencia para su estudio casero. Es que pesan apenas un par de kg y tienen una potencia máxima de 50W, perfecta para atormentar a los vecinos o a nuestros compañeros de piso.

El woofer es de membrana de Kevlar y de 4.5” de diámetro, mientras que el tweeter es de cúpula de seda y de 1 pulgada.

En cuanto a la conectividad, incluye entradas TRS balanceadas, entradas TS, RCA y salida de auriculares estéreo de 3.17 mm.


8. Monitor de estudio – M-Audio BX5 D3

M-Audio BX5 D3 - Monitor / Altavoz activo de...

Ver en AMAZON

Cerramos nuestra comparativa con un monitor de 100W de potencia de salida equipado con un woofer de 5 pulgadas y cono de Kevlar, y un tweeter de cúpula blanda de 1 pulgada de diámetro. Esto le permite ofrecer un amplio rango de frecuencias de 52 Hz a 35 kHz.

De igual forma, está equipado con entradas XLR balanceadas y no balanceadas de ¼”, incluye también tecnología de procesamiento del sonido de acuerdo al ambiente, interruptor de sensibilidad de plano, -4dB y -2dB, LED de posicionamiento para encontrar el punto perfecto y puertos traseros para evitar distorsión.


¿Cuál monitor de estudio comprar?

monitor-de-estudio

Cuando se pretende trabajar con sonido, producción musical, masterización y grabación a nivel profesional y con calidad de estudio, es importante contar con un buen monitor de estudio que no modifique o altere el sonido.

Para asegurarnos de que tenga esa buena calidad y no vaya a alterar el color del sonido, tienes que fijarte en varias cosillas:

Monitores activos vs pasivos

Una de las principales diferencias entre los diferentes modelos disponibles en el mercado es directamente el modo de funcionamiento del monitor. Dicho esto, existen monitores pasivos y activos.

Los monitores pasivos son modulares, así que necesitan de otros componentes adicionales para funcionar correctamente, como el amplificador adecuado. El tema con este tipo de monitor es que claramente vas a necesitar esos otros componentes, además de que tienes que asegurarte de que dichos equipos sean totalmente compatibles con tu monitor en características y cualidades sonoras para lograr ese sonido prístino e inalterado.

Los monitores activos tienen muchas ventajas frente a los pasivos. Y es que con los activos ya tienes todo incluido en el monitor, desde el amplificador hasta el crossover. De esta forma, no tienes que comprar o cargar con equipamiento adicional y sabes que los componentes están optimizados y emparejados correctamente para dar la mejor calidad de sonido posible.

  • El voltaje que necesitas

Muchas personas tienden a creer -de forma errada- que el voltaje del monitor solamente afecta al volumen que puede alcanzar. Si bien es cierto que, a mayor voltaje, mayor será el volumen máximo, también es cierto que los equipos de mayor voltaje tienen un rango de frecuencia mayor, con mayor capacidad de funcionamiento y potencia antes de que la señal llegue al tope.

Esto se traduce en una menor distorsión y un sonido mucho más limpio y claro en todo momento.

Ahora bien, en cuanto al voltaje necesario, un buen truco que usan los profesionales es multiplicar por 10 el voltaje básico que necesitas. Esto pasa porque algunos sonidos, como los golpes fuertes de la percusión, pueden necesitar hasta 10 veces el voltaje del resto de la música para sonar bien, sin distorsión y sin perder calidad. Si para sonar a cierto volumen se requieren 20 vatios, busca un modelo de 200 vatios. Te garantizará una mejor calidad.

  • Los tipos de transductores y su importancia

Las marcas pueden utilizar una gran variedad de materiales para la fabricación de sus monitores. Entre ellos el papel, Kevlar o incluso aleaciones de aluminio. Ahora bien, uno de los puntos en donde más se suele centrar la gente es en la calidad de construcción y los materiales de los transductores, o drivers en inglés.

Si bien son una de las partes más importantes en cualquier monitor e incluso en cualquier tipo de aparato que trabaje con reproducción de sonido, el material de los transductores tampoco es una razón de peso para decantarse por uno en lugar de otro.

  • El tipo de gabinete: cerrado o con puertos

En el mercado hay disponibles varios tipos de monitores también en función de la construcción del gabinete o cuerpo. En muchos modelos, tanto grandes como pequeños, se pueden encontrar agujeros -conocidos también como puertos- hechos para lograr ampliar un poco la respuesta de frecuencia en los bajos.

El problema con esto es que la precisión tiende a disminuir, por lo que para tener un sonido más claro y fiel a la señal que se está amplificando, lo ideal es escoger modelos cerrados.

Otro punto es saber dónde deberían estar ubicados dichos puertos. Al estar en la parte trasera se amplifica este efecto de aumento de la respuesta de frecuencia, pero si se acercan mucho a una pared, entonces es peor aún. En casos donde tu espacio es limitado, escoge también monitores profesionalescerrados o con puertos en la parte frontal.

  • Ecualizadores, filtros y funciones
altavoz-de-estudio

En muchos monitores de estudio puedes conseguir varias funciones bastante útiles como un ecualizador integrado, o procesadores digitales para corrección de ambiente. Estos te permiten adaptar el sonido de tu monitor y sus cualidades a la habitación o ambiente donde estás trabajando, pero ten en cuenta que no van a ser una panacea para sonar como un estudio profesional si la habitación no tiene un buen tratamiento acústico.

En nuestra opinión, si buscas ese tipo de calidad indiscutible, lo más recomendado es sí, hacer uso del ecualizador y cualquier otra función que tenga tu monitor, pero también realizar un tratamiento acústico de calidad. No será la opción más barata, pero dará los mejores resultados.

  • La necesidad de un subwoofer

Muchos usuarios suelen pensar que siempre es necesario hacerse con un buen subwoofer para trabajar en el estudio. Sin embargo, no siempre es así y depende realmente del audio con el que trabajes y su finalidad.

Es decir, un buen subwoofer es necesario cuando trabajamos mezclando o produciendo audio para cine, TV o cualquier otro medio que vaya a ser reproducido con mucha fuerza en los bajos. En estos casos, es necesario que tengas un sistema de monitorización con el mejor rendimiento posible, para lo cual es absolutamente necesario el subwoofer.

Si se trata de grabaciones caseras de tu banda o música que se probablemente solo se escuchará en el coche o en un dispositivo móvil, no necesario que gastes más dinero en un subwoofer. Con un par de monitores te será más que suficiente.

  • La ubicación y el aislamiento son clave

Cuando sea el momento de colocar tu par de monitores de estudio, no te preocupes demasiado porque no es complicado. Se trata simplemente de disponer de los monitores en función de que hagan una forma de triángulo equilátero en relación con tu cabeza. Es decir, que cada monitor debe estar a la misma distancia de ti, y tener esa misma distancia entre ellos.

De esta forma consigues la imagen y respuesta de frecuencia más claras. La cosa se puede complicar cuando utilices más de 2 monitores o agregues equipos adicionales.

Otra recomendación es colocar los monitores sobre un soporte especial para ello, ya que al colocarlos directo sobre una mesa o escritorio, parte del sonido rebota contra la superficie de la mesa y puedes perder calidad de audio.

Otros factores a considerar al comprar un monitor de estudio

  • El tamaño

Aunque el tamaño no lo es todo, cuando vayas a comprar un nuevo monitor de estudio, intenta que sea de un tamaño apropiado para tu habitación o estudio. Dicho esto, no te dejes llevar por un modelo demasiado pequeño solo porque quieres ahorrar y es menos costoso, así como tampoco hace falta que gastes demasiado dinero en un monitor grande y potente para un estudio pequeño casero.

Si compras con las dimensiones del estudio en mente, conseguirás un sonido más preciso y correcto.

  • Su sonido

A pesar de que todos buscamos siempre una excelente calidad de sonido, el tema con los monitores o altavoces de estudio es que no están pensados para eso. Están pensados, en realidad, para ser lo más precisos posible y más fieles a la señal original que están amplificando.

La idea es que te permitan escuchar todos los detalles de la señal sin modificarla, para que puedas detectar fallos, errores o los puntos fuertes de una mezcla.

  • Tratamientos acústicos

Cuando quieres trabajar sonido a un nivel profesional o al menos con seriedad, es importante -si no esencial- que te asegures de tener una buena acústica en tu estudio. Esto ayudará a que el monitor que escojas te dé todavía mejores resultados.

Dicho esto, la mejor opción es invertir un poco en tratamiento acústico para tu estudio. Estamos hablando de los típicos paneles acústicos que absorben las vibraciones. Su objetivo es evitar que las ondas se reflejen en las paredes y demás superficies, lo cual podría interferir en el sonido y quitar claridad y precisión.

Monitores de estudio para casa


Preguntas frecuentes

🔊 ¿Para qué se usan los monitores de estudio?

Este tipo de altavoz se utiliza específicamente para trabajar el sonido a nivel profesional. Nos referimos a aplicaciones como estudios profesionales de grabación, de TV o de radio, o incluso estudios caseros. Más allá del control de volumen, estos monitores están hechos para reproducir audio de una forma muy precisa y fiel a la fuente.

🔊 ¿Es necesario tener un monitor de estudio?

Sí. Si buscas lograr resultados profesionales y de calidad, necesitas un monitor de estudio. A estos aparatos también se les puede conocer como monitor plano de estudio porque reproducen una frecuencia plana que permite a los ingenieros de sonido escuchar cualquier pequeño detalle en una mezcla sin reforzar alguna en específico (bajos, medios o agudos).

🔊 ¿Por qué pueden llegar a ser tan costosos?

La respuesta tiene que ver con los materiales y la calidad de construcción. La mayoría de marcas especializadas utilizan tecnologías propias que han desarrollado con los años y que realmente mejoran el sonido y características de sus monitores.

🔊 ¿Se pueden utilizar para escuchar música?

Sí, por supuesto. Aunque probablemente sea demasiado equipo para ello. Es que suelen ser aparatos de gama alta hechos para estudios, así que el precio siempre será más elevado que el de un altavoz o amplificador.

Comprar un monitor para simplemente escuchar música en casa es como comprar un lanzallamas para acabar con un insecto que ha entrado en tu habitación. Hará el trabajo, pero podrías hacerlo con menos que eso.